Sobre la propuesta del FA del cobro por parte del ICE a Netflix

Sobre la propuesta del FA del cobro por parte del ICE a Netflix

Vivimos en la era del conocimiento y debemos saber aprovecharlo. Las tecnologías de la información y comunicación (TIC) están en todas las áreas del quehacer humano, y debemos promover su adopción para crear oportunidades que nos permitan cosechar beneficios educativos, recreativos, económicos y sociales para toda la población. Pongamos a Costa Rica en esta senda virtuosa.

El valioso aporte de las TIC fue generar y masificar el acceso a información útil de forma sencilla, al instante y, en muchos casos, gratuita. Esto es posible gracias a la neutralidad de la red, que puede ser usada por los generadores de contenidos para maximizar el beneficio de sus usuarios.

La anacrónica propuesta de cobrar a los proveedores de contenido por usar las redes para distribuirlo denota una absoluta falta de comprensión de los beneficios de la masificación del acceso a la información, pero sobre todo de cómo funcionan las cosas en el mundo real: el canon que se cobre a las empresas terminará siendo pagado por los consumidores en la tarifa del servicio. Y en vez de contribuir a disminuir la brecha tecnológica, será causante de su ensanchamiento.

El estilo de vida moderno, interconectado, con acceso instantáneo al más enorme repositorio de información y conocimiento que haya generado la humanidad, solo es posible en un entorno de libertad. No en vano las naciones más prosperas e innovadoras del mundo cuentan con sistemas económicos liberales. Son fiscalmente responsables, facilitan la iniciativa empresarial con regulaciones sencillas y esquemas impositivos bajos, y utilizan al Estado como árbitro, y no como gestor de privilegios para diferentes sectores de la sociedad.

No prestemos atención a propuestas anacrónicas y desligadas de toda razón. Y más importante, no votemos por quienes, lastimosamente, se quedaron atascados repitiendo consignas obsoletas de manuales de páginas amarillentas sin ningún valor práctico.

Nuestros diputados llegarán a la Asamblea Legislativa a dar un debate de altura, de contenidos y de calidad. Usted merece lo mejor, y por eso lo invitamos a que construya con nosotros una Costa Rica liberal.