Nuestra Propuesta #ParemosElOrdeño

Breve Historia del Partido Liberal Progresista

El liberalismo en nuestro país ha tenido una importante participación política. La visión de los liberales a finales del siglo XIX y la primera mitad del XX fundó la base de la identidad de la sociedad costarricense y el modelo de Estado junto a las reformas posteriores a los acontecimientos del 48. Bases que se conversan en lo fundamental en el Capítulo de Garantías Individuales pero, más importante aún, en cada costarricense que ha hecho de los derechos individuales una forma de ser.

Más, los gobiernos que han llegado al poder en los últimos 70 años no han sido liberales y eso se nota en la gordura que volvió pesado al Estado. También, el pensamiento de los gobernantes y los partidos políticos, dados los acontecimientos a finales de los 70 y principios de los ochenta, y los ajustes necesarios que vinieron después, propiciaron un discurso contra el “neoliberalismo” como culpable de la situación económica del país. Fue así que muchos, entonces, confundieron liberalismo con neoliberalismo, cuando se trata de conceptos diferentes.

En Costa Rica, la izquierda irresponsable tildó de “neoliberal” a cualquier persona con una propuesta que no fuera la estatista, proteccionista de la gula del Estado obeso que le concede –a costas del esfuerzo del sector productivo– todos los caprichos a sindicatos, gremios y cámaras con tal de ganar votos y evitarse dolores de cabeza. En las últimas décadas es válida la proverbial frase de “quien tiene más galillo traga más pinol”.

Ese es el cuento que nos vendieron. Sin embargo, el liberalismo es diferente. El liberalismo es bueno porque promueve la igualdad ante la ley y las mismas oportunidades para todos, sin importar el poder económico o político de los actores. El liberalismo defiende la libertad de las personas para decidir sobre lo que consideren mejor para ellas, dentro de un marco de respeto para los demás.

El liberalismo tampoco es libertarianismo. En nuestro país, el libertarianismo es una mezcla poco clara de conceptos liberales en lo económico (a veces o de manera parcial, según el cálculo político), y conservadurismo social (que también parece cálculo político), que nada tiene que ver con el verdadero liberalismo.

En medio de la actual pérdida de claridad intelectual de los partidos políticos, en la que el populismo gana más espacio, la agenda conservadora religiosa avanza con fuerza y el Estado casi no se puede mover por la grasa que carga.

Individuos de claro pensamiento liberal comenzaron, hace varios años, la discusión de las ideas liberales y reconocieron la necesidad de que el liberalismo reclame el espacio histórico que le corresponde: en la actualidad, es urgente que el liberalismo retome su puesto para aportar al país. Estas personas se reunieron bajo el nombre de Plataforma Liberal Progresista.

Una cosa llevó a la otra. El grupo creció y empezó a rondar la idea de conformarse como partido para ir más allá de la discusión intelectual a la ejecución de las propuestas en el campo político. Así nació el Partido Liberal Progresista (PLP).

El PLP junta a personas que creen en la democracia; la libertad; el libre comercio; el imperio de la ley; la igualdad de oportunidades para todos; el respeto a los derechos humanos; el Estado secular; la producción y el intercambio voluntario de ideas y bienes como motor del desarrollo económico; y la necesidad de adelgazar al Estado para que camine y cumpla con sus funciones vitales: educación, justicia, seguridad , entre otros.

Ahora, el PLP participa por primera vez en las Elecciones Nacionales del 2018 con candidatos a diputados en varias provincias: por San José, Marta Blanco en el primer lugar, Eduardo Brenes en el segundo y Cati Phillips en el tercero; por Alajuela, Roberto Suárez; por Heredia, Daniel Ávila; y por Puntarenas, Ivette Mora.

El objetivo último del Partido Liberal Progresista es ser una voz potente en la política y la sociedad costarricense para defender la libertad de las personas; apoyar los emprendimientos que mejoren la situación materiales de las personas –todos por igual–; y construir una sociedad donde las personas tenga igualdad de oportunidades para construirse el futuro que consideren es el mejor.

Carta de nuestro Presidente Eli Feinzaig

Costa Rica y su Encrucijada

El modelo de desarrollo económico implementado por los partidos políticos tradicionales ha dado señales de agotamiento por muchos años, y ha fallado en la creación de oportunidades para los sectores más vulnerables de la sociedad.

Sus medidas parciales, incompletas y el clientelismo, han agotado su propuesta para los complejos problemas que nos aquejan y, adicionalmente, han desarrollado un modus vivendi que hace que no aboguen por un cambio.

A su vez, los partidos minoritarios y emergentes son monotemáticos (valores morales y religiosos, derechos humanos, defensa de los trabajadores, etc.), mientras que otros son meros vehículos para la realización de las aspiraciones individuales de algún candidato con facilidad de palabra y un enorme vacío de propuestas.

Asimismo, el modelo político está siendo seriamente cuestionado, las quejas de ingobernabilidad, y los recientes hallazgos de corrupción y tráfico de influencias denotan un problema sistémico.

Nuestro Llamado

El Partido Liberal Progresista ha planteado, desde su nacimiento, la necesidad de hacer reformas políticas y económicas profundas, de manera gradual y responsable.

Promovemos la creación de las condiciones necesarias para que empresarios y emprendedores puedan hacer sus inversiones productivas en un país próspero y con seguridad jurídica.

Apoyamos un Estado fuerte, pequeño y eficiente, que pueda cumplir el rol de juez y árbitro, sin escoger ganadores ni perdedores por medio de sus políticas públicas y así optimizar el uso de los recursos públicos.

Sostenemos que los impuestos deben ser bajos y uniformes para incentivar la inversión, y que debe realizarse un recorte del gasto sin disminuir la prestación de los servicios público, mediante el cierre o fusión de programas y entidades redundantes, y la evaluación del desempeño como fomento a la eficiencia y una forma de eliminar los abusos del sistema.

Entendemos que un país no puede alcanzar mayores niveles de prosperidad, crecimiento y bienestar cuando grandes segmentos de su población no tienen acceso a mejores oportunidades. 

Por ello, es imperiosa la necesidad de mejorar los servicios públicos -educación, salud, infraestructura- con la participación y colaboración del sector privado, liberando así recursos que permitan mejorar la seguridad y la justicia.

El Partido Liberal Progresista es la única opción razonable para los ciudadanos costarricenses que entienden que es necesario buscar y promover la prosperidad generalizada para alcanzar la paz social y generar un ambiente de negocios favorable, sin depender de, ni recurrir al favorecimiento, al privilegio, o la protección estatal.

Queremos presencia en la Asamblea Legislativa para abrir paso a una Costa Rica más libre con mayores oportunidades.

Eli Feinzaig

Carta de nuestro Presidente Eli Feinzaig

Costa Rica y su encrucijada

El modelo de desarrollo económico implementado por los partidos políticos tradicionales, ha dado señales de agotamiento por muchos años y ha fallado en la creación de oportunidades para los sectores más vulnerables de la sociedad. Sus medidas parciales, incompletas y el clientelismo, han agotado su propuesta para los complejos problemas que nos aquejan y adicionalmente han desarrollado un modus vivendi que hace que no aboguen por un cambio. A su vez, los partidos minoritarios y emergentes son monotemáticos (valores morales y religiosos, derechos humanos, defensa de los trabajadores, etc.), mientras que otros son meros vehículos para la realización de las aspiraciones individuales de algún candidato con facilidad de palabra y un enorme vacío de propuestas.

Asimismo, el modelo político está siendo seriamente cuestionado, las quejas de ingobernabilidad y los recientes hallazgos de corrupción y tráfico de influencias denotan un problema sistémico.

Nuestro llamado

El Partido Liberal Progresista ha planteado, desde su nacimiento, la necesidad de hacer reformas políticas y económicas profundas, de manera gradual y responsable. Promovemos la creación de las condiciones necesarias para que empresarios y emprendedores puedan hacer sus inversiones productivas en un país próspero y con seguridad jurídica. Apoyamos un Estado fuerte, pequeño y eficiente, que pueda cumplir el rol de juez y árbitro, sin escoger ganadores ni perdedores por medio de sus políticas públicas y así optimizar el uso de los recursos públicos.

Mantenemos que los impuestos deben ser bajos y uniformes para incentivar la inversión, debe darse un recorte del gasto sin disminuir la prestación de los servicios público mediante el cierre o fusión de programas y entidades redundantes y la evaluación del desempeño fomentando la eficiencia y eliminando así abusos del sistema.

Entendemos que un país no puede alcanzar mayores niveles de prosperidad, crecimiento y bienestar, cuando grandes segmentos de su población no tienen acceso a mejores oportunidades y esto conlleva la necesidad de mejorar los servicios públicos -educación, salud, infraestructura- con la participación y colaboración del sector privado, liberando así recursos para mejorar la seguridad y la justicia.

El Partido Liberal Progresista es la única opción razonable para los ciudadanos costarricenses que entienden que es necesario buscar y promover la prosperidad generalizada para alcanzar la paz social y generar un ambiente de negocios favorable, sin depender de, ni recurrir al favorecimiento, al privilegio o la protección estatal. Buscamos la presencia en la Asamblea Legislativa para abrir paso a una Costa Rica más libre con mayores oportunidades.

Eli Feinzaig

#ParemosElOrdeño

Nosotros, el Partido Liberal Progresista iniciamos nuestra trayectoria con la presentación a las Elecciones de Diputados para el período 2018-2022. Nuestra incursión en la Asamblea Legislativa pretende iniciar un cambio pragmático en nuestro país para empezar a construir la Costa Rica que soñamos para los próximos 50 años.

Los partidos políticos tradicionales tienen una visión cortoplacista: buscan llegar al poder sin tener en claro a dónde quieren llegar como país. Nosotros, por el contrario, queremos tener un país mejor para nuestros ciudadanos con mejor calidad de vida y mayores oportunidades para todos, en el que el costo de la vida no sea una traba que nos impida desarrollarnos y progresar, y en el que exista un buen gobierno que sea pequeño pero fuerte a la hora de hacer cumplir las reglas de convivencia que hemos acordado como sociedad.

Es por eso que presentamos a la ciudadanía nuestro visión: #ParemosElOrdeño. Creemos que es hora de detener el excesivo “ordeño” de los costarricenses que ha sucedido históricamente a través de impuestos; aranceles; trámites y otras medidas fiscales que sólo encarecen el costo de vida.

Consideramos que, también, es momento de detener el ordeño del Estado costarricense: las pensiones desmedidas; el mal manejo de los recursos; y los pluses salariales excesivos nos han dejado con un alto déficit fiscal y un aún más alto nivel de ineficiencia en la construcción del país que todos queremos.

Para detener y cambiar esta situación, hemos desarrollado cuatro Ejes Temáticos en los que centraremos nuestro accionar legislativo. Ese accionar será responsable y además de ser propositivo, pretende apoyar la derogación de leyes obsoletas e inútiles que solo contribuyen a la inflación legislativa y también apoyar propuestas que ya se encuentren en corriente legislativa y que se alineen a nuestros ejes de acción.

Ejes temáticos

Disminuir el Costo de Vida

a. Eliminación unilateral de aranceles e impuestos que encarecen los productos de la canasta básica: leche, arroz, azúcar, frijoles, carnes y productos para la construcción.

b. Apertura del sector electricidad para promover la reducción de tarifas eléctricas que golpean el bolsillo de los ciudadanos.

c. Reducción de trámites y requisitos para dinamizar la economía.

Mejorar la Calidad de Vida

a. Reforma al sistema de pensiones para que todas las personas tengan las mismas condiciones, y la eliminación de las pensiones de lujo con cargo al Presupuesto Nacional.

b. Impulso a las alianzas público-privadas en infraestructura, educación y salud para reducir el rezago en esas áreas.

c. Revisión del sistema de concesiones del transporte público para aliviar la grave crisis que enfrenta el país, y que somete a los costarricenses a viajar en forma diaria por muchas horas.

d. Lucha por los derechos igualitarios de todos los costarricenses para que no haya discriminación de ningún tipo.

Crear Oportunidades

a. Disminución del desempleo apoyando al sector productivo del país para que pueda invertir más, y cree empleos y oportunidades, en especial para los sectores que más ha golpeado la crisis de los últimos años.

b. Mejora de la calidad y pertinencia de la educación que brinda el Ministerio de Educación Pública, el Instituto Nacional de Aprendizaje y las Universidades Públicas, a través de una alineación de la inversión con la evaluación y el desempeño; y de la implementación de la educación dual.

c. Simplificación de trámites estatales, con el propósito de brindar mas oportunidades para emprender y disminuir la burocracia que es un “caldo de cultivo” para la corrupción.

Buen Gobierno: un Estado Pequeño y Eficiente

a. Aprobación de la Ley de Empleo Público, que uniformice los salarios en el sector público; reduzca el exceso de burocracia, de incentivos y de pensiones desmedidas; y asigne pluses acordes al desempeño y la evaluación.

b. Control presupuestario para reducir el déficit fiscal que lleva a la quiebra del país, a través del control del gasto con acciones puntuales y efectivas.

c. Reforma de la forma de elección de los diputados para eliminar las listas cerradas, y reforma del Reglamento Legislativo para promover la eficiencia en la gestión legislativa.

d. Reducción del Estado a través de la Apertura/Ruptura de monopolios; la integración de instituciones con duplicidad de funciones; el cierre de instituciones que son obsoletas o que no deberían estar a cargo del Estado; y la venta del Banco de Costa Rica antes que pierda su valor como BANCREDITO.

e. Reducción y simplificación de trámites burocráticos para agilizar la economía, por ejemplo, de apertura de nuevos negocios y emprendimientos; de registro de bienes agroquímicos y alimentos; y de adquisición de viviendas de interés social.

CONOZCA NUESTROS CANDIDATOS A DIPUTADOS