COMUNICADO DE PRENSA – Suspensión Asamblea Nacional

COMUNICADO DE PRENSA – Suspensión Asamblea Nacional

Partido Liberal Progresista
Acuerdo Nº CEN-035-2017 del 5 de octubre de 2017

Ante la situación de emergencia que vive el país por el paso de la tormenta tropical Nate, los múltiples cierres de carreteras en todo el territorio nacional, y para permitir a nuestros asambleístas participar en las labores de rescate, limpieza y recuperación de sus respetivas comunidades, se cancela hasta nuevo aviso la Asamblea Nacional del Partido Liberal Progresista originalmente programada para el domingo 8 de octubre de 2017 a las 13:00 horas.

En estos momentos de dolor, nos solidarizamos con los familiares de las víctimas y con los damnificados del ciclón. Hacemos un llamado a toda la población costarricense a respetar las labores de los cuerpos de rescate, a acatar las instrucciones de las autoridades competentes, y a solidarizarse y colaborar desinteresadamente con las personas y las comunidades que hoy más que nunca requieren de nuestro apoyo.

Sobre la idea de tomar dinero de las pensiones complementarias para fortalecer el IVM

Sobre la idea de tomar dinero de las pensiones complementarias para fortalecer el IVM

Si el IVM es una estafa, confiscar los fondos que los costarricenses han ahorrado para sus pensiones complementarias y/o sus fondos de capitalización laboral sería un VIL Y VULGAR SAQUEO institucionalizado. Un robo a mano armada.

Digamos las cosas como son: con esta ocurrencia lo que se pretende es violar la propiedad privada pasándole por encima al principio de intangibilidad del patrimonio.

Esto sería igual a que el Estado confisque su cuenta de ahorros para sacar plata para pagar su desastre fiscal.

Si el IVM está al borde de la quiebra por malos manejos de platas y por tendencias demográficas y durante 10 años quienes los administran NO HAN HECHO NADA por corregir la situación, ¿a quién en su sano juicio se le ocurriría que darles 4,7 billones de colones más para administrar es una buena idea?

Cabe agregar que esta propuesta no es original. Ya la implementó en Argentina la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien de un plumazo confiscó las pensiones privadas de millones de argentinos y usó el dinero para financiar sus proyectos populistas.

Esto demuestra claramente el riesgo de poner a burócratas a administrar dineros de las personas: cualquier torta pasa sin castigo y siempre tienen ingeniosas formas de tapar la torta haciéndola más grande.

Por eso el Partido Liberal Progresista insiste que la solución es un régimen de capitalización individual con un mercado en competencia, en el que los costarricenses podamos escoger libremente a quién confiarle nuestros ahorros para la jubilación.

Sobre el aumento al aporte de trabajadores al IVM

Sobre el aumento al aporte de trabajadores al IVM

Fuerte golpe al trabajador costarricense. Una medida arbitraria que no soluciona nada, pero que empeora todo. El cortoplacismo y la mediocridad de esta medida están a vista y paciencia de todos.

“Con el aumento unilateral y abrupto de la cotización obrera al IVM, la CCSS borró de golpe y porrazo el incremento salarial que percibieron los trabajadores a partir de enero” explicó nuestra Secretaria General, Paola Gutiérrez.

Los errores de acción y omisión que nuestros jerarcas han cometido durante años no deben ser cargados a los contribuyentes. Es hora de abordar el tema con la responsabilidad y la seriedad que amerita.

La mejor solución a la inminente crisis de pensiones es un régimen de capitalización individual en competencia bajo el marco regulador del Estado, con aportes definidos que brinden un papel activo a los afiliados para que tengan libertad de elegir la entidad administradora de sus ahorros de pensiones y la forma en que recibirán los beneficios una vez cumplidos los requisitos para jubilarse.

Esto sin perjuicio de mantener un régimen de pensiones solidario para las personas más vulnerables de la sociedad, financiado transparentemente del presupuesto nacional.

¡Construya con nosotros una Costa Rica Liberal Progresista!

COMUNICADO DE PRENSA: “Subir aportes al 15% es un parche que no arreglará pensiones de la Caja” Eli Feinzaig

COMUNICADO DE PRENSA: “Subir aportes al 15% es un parche que no arreglará pensiones de la Caja” Eli Feinzaig

Eliécer Feinzaig, Presidente del Partido Liberal Progresista:

“Subir aportes al 15% es un parche que no arreglará pensiones de la Caja”

Subir al 15 por ciento los aportes para las pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) no es una verdadera solución al problema de ese régimen. “Esa es una solución tradicional, poner un parche tipo ‘platina’ y que paguen los contribuyentes”, dijo el Presidente del Partido Liberal Progresista (PLP), Eli Feinzaig.

Para Feinzaig, aumentar los aportes al 15% no es más que una medida paliativa temporal, para que el problema le explote a un próximo gobierno. Esto es consistente con las tácticas dilatorias que durante 10 años aplicaron las autoridades de los Gobiernos Arias, Chinchilla y actual, para ignorar múltiples alertas sobre el deterioro progresivo del régimen de pensiones.

“La mejor y verdadera solución es un régimen de capitalización en competencia bajo el marco regulador del Estado”, señaló Feinzaig. El dirigente agregó que dicho régimen tendría aportes definidos individualmente y los afiliados tendrían plena libertad de elegir la entidad administradora de sus ahorros, y la forma de cómo recibirán los beneficios una vez cumplidos los requisitos para jubilarse. “En este sistema las empresas seguirán haciendo el aporte patronal. Así, las cotizaciones irían a la propia pensión del trabajador, y no a un fondo común de donde la plata se desaparece”, afirmó Feinzaig.

“Nada de esto iría en perjuicio de mantener un régimen de pensiones para las personas más vulnerables de la sociedad, financiado transparentemente del presupuesto nacional, y además haría justicia a todas las personas porque así saben que la pensión que recibirán está directamente en función de sus aportes y de los rendimientos obtenidos, y que ningún político va a jugar con su plata”, dijo Feinzaig.

El dirigente del PLP dijo que eso contrasta profundamente con lo planteado por las autoridades actuales: “Darles más dinero es botarlo, porque la promesa que nos hacen de recibir una pensión digna y sostenible a través de un sistema de reparto estilo Ponzi, es imposible cumplirla. Y hacer una promesa a sabiendas de que no es posible cumplirla es una forma de estafa”, finalizó.

La verdad de las pensiones en Chile, análisis de Ian Vásquez y Juan Carlos Hidalgo

La verdad de las pensiones en Chile, análisis de Ian Vásquez y Juan Carlos Hidalgo

No hay peor ciego que quien no quiere ver, dice el refrán en referencia a quienes a pesar de las pruebas insisten en negar la realidad. El sistema actual de pensiones es insostenible por su naturaleza misma. Pretender ignorar o negar lo que alertan distintos estudios actuariales, entre ellos el reciente de la UCR, no va a alterar esa dura realidad.

En una respuesta al artículo de nuestro Presidente, el economista Eli Feinzaig, el abogado Yanni Sterloff arremete contra el sistema de pensiones chileno. Para ello incurrió en una serie de imprecisiones de bulto, como dejó claro el análisis minucioso y bien informado aportado por los analistas Juan Carlos Hidalgo e Ian Vásquez, en este artículo.

La realidad es que las promesas de una pensión digna y sostenible que se han hecho a los trabajadores, y a la sociedad en su conjunto, no van a ser cumplidas por los que llevaron al IVM al borde de la quiebra. Esa es la realidad, que ninguna palabrería va a cambiar.

El Partido Liberal Progresista asume la lucha histórica de defender al costarricense, su esfuerzo de vida y su futura pensión. ¡Es hora de soluciones!

Sobre las pensiones del IVM

Sobre las pensiones del IVM

El Partido Liberal Progresista asume la lucha histórica de defender al costarricense, su esfuerzo de vida y su futura pensión.

Hoy nuestro Presidente, Eli Feinzaig, estuvo en Telenoticias comentando la situación del sistema de pensiones.

Desde hace 10 años se viene alertando la quiebra del régimen de pensiones IVM, pero los partidos tradicionales decidieron ignorar las advertencias, y gracias a ese desinterés, hoy los contribuyentes peligran de no tener pensión cuándo se jubilen.

Las personas que hoy cotizan para su pensión futura no tienen ninguna garantía de que vayan a recibir la pensión. No más excusas, vamos a hablar de pensiones y proponer soluciones. ¡No más parches!

Venimos a levantar el debate político proponiendo una visión país de verdadero progreso, igualdad ante la ley, respeto al Estado de derecho y solidaridad social.

¡Construya con nosotros una Costa Rica Liberal Progresista!

La estafa de las pensiones, por Eli Feinzaig

La estafa de las pensiones, por Eli Feinzaig

No más excusas. Debemos abordar la impostergable reforma de nuestro sistema de pensiones actual. Los partidos tradicionales con su evidente incapacidad y desinterés por realizar reformas importantes, ignoraron distintos estudios que por años anunciaron la crisis. No les importó nada más que ganar elecciones a punta de mentiras, entre ellas, la posibilidad de obtener una pensión decente.

Cruda realidad. “Las personas que hoy cotizan para su pensión futura no tienen ninguna garantía de que vayan a recibir la pensión. Lo grave del asunto es que ya no solo estamos hablando de no poder financiar el reparto a la Ponzi a los jubilados actuales, sino de robar a las generaciones presentes la esperanza de una pensión decente en el futuro” cómo apuntó nuestro presidente, Eli Feinzaig, en este artículo.

El Partido Liberal Progresista propone una Costa Rica de verdadero progreso, igualdad ante la ley y respeto al Estado de Derecho. Construya con nosotros la mejor propuesta para las elecciones del 2018, la propuesta liberal progresista.

En nombre de la solidaridad, los trabajadores costarricenses aportan varias veces más de lo que creen para sus propias pensiones y las de otros. Tal como está concebido el régimen de Invalidez Vejez y Muerte (IVM), el fondo de pensiones recibe tres tipos de contribuciones: las del propio trabajador, las del patrono o empleador y las del Estado.

Al trabajador se le rebaja mensualmente un porcentaje de su salario como aporte, supuestamente, para su propia pensión. Además, y dado que el Estado no genera riqueza, sino que la extrae –el origen de sus recursos son los impuestos que pagan los contribuyentes actuales, o el endeudamiento, que pagarán los contribuyentes del futuro– el aporte estatal al fondo de pensiones es en realidad una contribución adicional de los propios trabajadores y patronos.

Los contribuyentes pagan las pensiones de otra forma también: los impuestos nutren los regímenes especiales de pensiones del sector público. Recientemente decía el superintendente de pensiones, Álvaro Ramos, con una franqueza refrescante, que “nadie que se pensiona en el Poder Judicial aportó suficiente para lo que se está llevando”. Lo mismo se puede decir de cualquier otro régimen de pensiones con cargo al presupuesto nacional.

Régimen de reparto. El sistema de pensiones del IVM es lo que técnicamente se conoce como un régimen de reparto. Esto quiere decir que los aportes que hacen los trabajadores al fondo de pensiones no son necesariamente para su eventual jubilación, sino para financiar los pagos a las personas que actualmente gozan de su pensión. De ahí su nombre: lo que ingresa como aporte de los trabajadores activos se reparte entre los pensionados actuales. Este es el componente supuestamente solidario del régimen de pensiones.

Un régimen de reparto es en realidad un esquema piramidal, o lo que se conoce también como un esquema Ponzi. Estos ardides son ilegales (excepto, curiosamente, para operadores de pensiones en todo el mundo), porque en realidad se trata de una burda estafa.

En un esquema Ponzi, a los inversionistas se les promete un rendimiento que no se puede obtener con el producto de las propias inversiones. Por lo tanto, el esquema Ponzi depende de que constantemente ingresen nuevos inversionistas, para con sus aportes poder pagar a los inversionistas iniciales los retornos prometidos.

En otras palabras, los inversionistas recientes financian los pagos a los inversionistas más antiguos, y para que a los nuevos se les pueda retribuir según lo prometido, es necesario que aparezcan nuevos inversionistas en una suerte de ciclo sin fin.

El problema es que nada garantiza que siempre vayan a aparecer nuevos inversionistas en las cantidades necesarias para que el fondo de inversión cumpla la promesa de rendimiento que ha hecho a sus inversionistas.

Cuando dejan de aparecer nuevos inversionistas, o los aportes de los que aparecen no son suficientes para continuar pagando a los anteriores, el fondo de inversión quiebra.

Sistema piramidal. Esto fue exactamente lo que hizo Bernie Madoff hace unos años en Estados Unidos –el mayor fraude en la historia de los mercados financieros–, por lo cual fue a parar con sus huesos en una prisión de donde únicamente podrá salir en posición horizontal y sin signos vitales.

Los regímenes de pensiones de reparto se basan en el mismo principio que un esquema Ponzi. Para que un régimen de reparto pueda subsistir en el tiempo, es necesario que la población económicamente activa formal crezca a una tasa tal que sus aportes alcancen para financiar las pensiones de los jubilados existentes.

Una vez que la pirámide demográfica se invierte es imposible seguir financiando un régimen de reparto. Esto ya está sucediendo en Costa Rica, donde la tasa de natalidad es inferior a la tasa de reposición de la población, lo cual producirá que en poco tiempo haya menos costarricenses cada año.

Otros factores que ponen en riesgo la viabilidad de un régimen de reparto son una tasa de desempleo alta y sostenida en el tiempo y un alto nivel de informalidad en la actividad económica. El desempleo de entre un 9% y un 10%, sumado a alrededor de un 45% de empleo informal, son un coctel explosivo para un sistema de reparto como el IVM.

El régimen de reparto, como vemos, es una estafa. Las personas que hoy cotizan para su pensión futura no tienen ninguna garantía de que vayan a recibir la pensión. Lo grave del asunto es que ya no solo estamos hablando de no poder financiar el reparto a la Ponzi a los jubilados actuales, sino de robar a las generaciones presentes la esperanza de una pensión decente en el futuro.

Menos pensión. Eso, y no otra cosa, es el escenario contemplado en el informe de los actuarios de la UCR: tener que trabajar hasta los 70 años, haciendo un aporte del 26,4% del salario para recibir una pensión equivalente al 40% del promedio de los salarios de los últimos 20 años. Habría que hacer esa matemática, pero si usted tiene menos de 50 años y una carrera laboral ascendente, su eventual pensión probablemente rondará la cuarta parte o menos del salario que perciba al momento de jubilarse.

Por lo anterior, además de ser una estafa, el régimen de reparto es una política de creación intergeneracional de pobreza. Quitamos recursos hoy a los trabajadores para garantizar una pensión digna a los jubilados existentes, a cambio de sumir en la pobreza a esos mismos trabajadores cuando les llegue el momento de pensionarse.

Durante muchos años la CCSS ha botado enormes cantidades de dinero contratando estudios actuariales para el IVM a la firma argentina Melinsky & Asociados y a la mexicana Nathal Actuarios y Consultores. Estos fueron desechados porque sus conclusiones no eran del agrado de la entidad. Pareciera que finalmente el informe de la Escuela de Matemáticas de la UCR, con conclusiones muy similares, ha despertado la consciencia de los funcionarios y políticos, y de la ciudadanía.

La discusión acerca del futuro del virtualmente quebrado IVM es impostergable, y no debería quedar por fuera del debate la posibilidad de que las personas opten por salirse del esquema Ponzi de reparto. Un régimen obligatorio que ni siquiera puede cumplir su promesa de una pensión digna es a todas luces inmoral, y de solidario no tiene más que el cascarón hueco de la palabra adulterada.

Otra opción. Una solución alternativa sería un régimen de capitalización en competencia, en el cual las personas destinan un porcentaje de su ingreso mensual a su pensión, cuyo importe dependerá de cuánto ahorre y del retorno de la inversión. Lo que la persona aporta mes a mes no va para pagar la pensión de nadie más sino la suya propia.

Así se traslada la responsabilidad por las pensiones a las propias personas, que es donde debería residir. Esto sin perjuicio de mantener un régimen de pensiones para las personas más desafortunadas y vulnerables de la sociedad, financiado transparentemente con los impuestos que pagamos los ciudadanos.

Esta propuesta merece mayor elaboración, que por motivos de espacio no realizaré aquí. Recomiendo al respecto la lectura del artículo publicado por Juan Carlos Hidalgo en su blog Por la libre del 13 de mayo del 2013 ( http://bit.ly/2hwwhw5 ), donde presenta los detalles de una propuesta en esta misma línea.

El autor es economista.

Privilegios del proteccionismo agrícola, por Jossué Daniel Peña

Privilegios del proteccionismo agrícola, por Jossué Daniel Peña

Durante décadas nuestros gobernantes se han encargado de ir creando una serie de regímenes de privilegio para satisfacer los intereses y acallar las críticas de ciertos sectores, sin acometer las reformas estructurales que el país requería para mejorar la productividad y competitividad.

El proteccionismo en el sector agrícola -con la excusa de la solidaridad y el bien común- es uno de los tantos reductos de privilegio que se crearon y que los datos demuestran que benefician, no a quienes más necesitan y menos tienen, sino a grandes productores con influencias en los círculos del poder, en detrimento de las grandes mayorías.

Así lo denuncia Jossue Daniel Peña, un joven guanacasteco estudiante de derecho, de tan solo 25 años, que milita en el Partido Liberal Progresista desde hace varios meses, en un esclarecedor artículo acerca del proteccionismo agrícola en nuestro país publicado en La Nación de ayer.

El Partido Liberal Progresista dará la lucha desde la Asamblea Legislativa para acabar con esos obscenos subsidios que en nada favorecen al ciudadano promedio, y empobrecen a los más pobres haciendo más ricos a quienes más tienen. Ya basta de privilegios disfrazados de solidaridad. Ayúdenos a construir una Costa Rica liberal.

Sobre la desmejora en Matemáticas, Ciencias y Lectura del país en pruebas internacionales

Sobre la desmejora en Matemáticas, Ciencias y Lectura del país en pruebas internacionales

El mal desempeño de Costa Rica en las pruebas Pisa ofrece material para reflexionar. Por ejemplo, si en sólo 20 años el país aumentó el gasto público en educación de 4% a casi un 8% del PIB, ¿por qué nuestro desempeño académico se deteriora cada vez más? ¿Por qué países que gastan menos sí mejoran el desempeño de sus estudiantes?

Buena parte de la razón son los privilegios disfrazados de “conquistas sociales”. El incremento se dirigió mayoritariamente a contratar personal y aumentar sus salarios, lo que no estaría mal si se tratara primordialmente de docentes (en el MEP hay más de un administrativo por cada docente, lo cual es un completo despropósito), y se ligara como mínimo al desempeño de los estudiantes. Los países mejor posicionados en las pruebas Pisa transformaron la docencia mediante altos estándares de selección, formación y sueldos, pero también, y no menos importante, la evaluación de los docentes, idea que rechazan los sindicatos criollos.

Los conocimientos que ayer garantizaban éxito, hoy ya no lo hacen. Lo correcto es enseñar al estudiante a adaptarse, a cuestionar el mundo de forma racional, brindarles herramientas que les permitan atreverse a buscar nuevas vías hacia el futuro, porque el mundo actual cambia muy rápido, y es mucho más dinámico que el aprendizaje memorístico que todavía prevalece en nuestro país.

La situación es alarmante y no podemos ignorarla. Los partidos tradicionales carecen de visión y liderazgo para aplicar reformas útiles, necesarias y pertinentes para mejorar nuestro sistema educativo. Para variar, la red clientelar que crearon les impide oponerse a grupos de presión contentos con la irresponsable fiesta de recursos actual. Les hacen un daño irreversible a nuestros niños y jóvenes por pura politiquería egoísta.

Los diputados del Partido Liberal Progresista llegarán a la Asamblea Legislativa a proponer fórmulas de gestión educativa que fortalezcan y mejoren la educación de nuestro país, tales como el financiamiento al estudiante, la libertad para que elija el centro académico de su preferencia, la adopción de indicadores de eficiencia presupuestaria, la evaluación de profesores y el fortalecimiento de la educación técnica.

Sobre la propuesta del FA del cobro por parte del ICE a Netflix

Sobre la propuesta del FA del cobro por parte del ICE a Netflix

Vivimos en la era del conocimiento y debemos saber aprovecharlo. Las tecnologías de la información y comunicación (TIC) están en todas las áreas del quehacer humano, y debemos promover su adopción para crear oportunidades que nos permitan cosechar beneficios educativos, recreativos, económicos y sociales para toda la población. Pongamos a Costa Rica en esta senda virtuosa.

El valioso aporte de las TIC fue generar y masificar el acceso a información útil de forma sencilla, al instante y, en muchos casos, gratuita. Esto es posible gracias a la neutralidad de la red, que puede ser usada por los generadores de contenidos para maximizar el beneficio de sus usuarios.

La anacrónica propuesta de cobrar a los proveedores de contenido por usar las redes para distribuirlo denota una absoluta falta de comprensión de los beneficios de la masificación del acceso a la información, pero sobre todo de cómo funcionan las cosas en el mundo real: el canon que se cobre a las empresas terminará siendo pagado por los consumidores en la tarifa del servicio. Y en vez de contribuir a disminuir la brecha tecnológica, será causante de su ensanchamiento.

El estilo de vida moderno, interconectado, con acceso instantáneo al más enorme repositorio de información y conocimiento que haya generado la humanidad, solo es posible en un entorno de libertad. No en vano las naciones más prosperas e innovadoras del mundo cuentan con sistemas económicos liberales. Son fiscalmente responsables, facilitan la iniciativa empresarial con regulaciones sencillas y esquemas impositivos bajos, y utilizan al Estado como árbitro, y no como gestor de privilegios para diferentes sectores de la sociedad.

No prestemos atención a propuestas anacrónicas y desligadas de toda razón. Y más importante, no votemos por quienes, lastimosamente, se quedaron atascados repitiendo consignas obsoletas de manuales de páginas amarillentas sin ningún valor práctico.

Nuestros diputados llegarán a la Asamblea Legislativa a dar un debate de altura, de contenidos y de calidad. Usted merece lo mejor, y por eso lo invitamos a que construya con nosotros una Costa Rica liberal.